lunes, 16 de noviembre de 2009

¿Qué tan cierta es la Biblia?






¿Qué tan cierta es la Biblia?. Según una encuesta realizada a personas “creyentes” se ha determinado que solo el 60 % de los encuestados cree a “raja tablas” y da por fidedigno y concluyente cada libro y pasaje de la Biblia; otro 35% cree que la Biblia exagera un poco y mucho de lo narrado y escrito posee cierto bagaje místico con matiz a leyenda; el 5 % restante manifiesta que el libro es totalmente fantástico y concluyen que hay que tomarlo como tal. La misma encuesta revela que solo el 2.5 % de los encuestados ha leído la Biblia en su totalidad.

Voy a ser breve porque mejor información de la que voy a compartir hoy se puede encontrar en la web sobre la Biblia. Mis datos no son exactos.

La Biblia es una compilación de muchos libros que fueron escritos en un periodo mayor al de mil años, por consiguiente, es fácil deducir que no fue un solo autor sino que existieron muchos. Los autores de estos libros quizás nunca se conocieron el uno al otro, ni vivieron en la misma ciudad, pero a pesar de eso, todos estos libros están muy cohesionados y la misma verdad se entreteje de una página a otra. Definitivamente la Biblia no fue escrita por Dios, mas en El se inspiraron todos los autores.

La inspiración de la biblia viene de un nivel más alto, por ejemplo, yo puedo estar inspirado esta mañana y escribir en mi blog, puedo estar inspirado y crear algo tangible; pero lo que encierra la Biblia es algo mucho más profundo y misterioso. Ese misterio tiene que dejar de serlo y juntos lo vamos a lograr.

Les voy a revelar algo, muy corto, pero para que piensen al respecto, mientras, en otra ocasión, detalle más sobre este pensamiento. La Biblia tiene que ser vista de abajo hacia arriba (y no de arriba hacia abajo), debe ser vista además de adentro hacia fuera (y no de afuera hacia adentro). La Biblia no es un libro de historia, no busquen en ella información, la biblia no es un libro de magia, no busquen ni conjuren hechizos con ella, la biblia no es un amuleto, no la carguen consigo ni la dejen abierta en la sala de su casa para evitar que el mal los persiga y ataque, la Biblia no nos habla de las hazañas de Dios, sino de las hazañas de los hombres que le creyeron a Él, o le dieron la espalda y le rechazaron.

Por eso les repito y procuraré ahondar este pensamiento en otra oportunidad, solo si así lo desean ustedes; la biblia tiene que ser vista de abajo hacia arriba. Meditemos en eso.

Dios los bendiga

No hay comentarios.: