martes, 17 de noviembre de 2009

Carta a mi hermana


Querida hermana, tengo la inquietud de escribirte el día de hoy. No puedo leer tu mente, no puedo escarbar en tu corazón en la búsqueda de algo que me ayude a hablarte en este momento. He empezado esta carta sin siquiera saber que decirte, pero de verdad quiero que sepas, que hay una fuerza más poderosa que supera cualquier entendimiento y el hecho de que esté frente a mi computadora escribiendo esta carta para ti, solo para ti... significa mucho.


Lo que tengo que decirte es quizás un mensaje de alguien que si sabe lo que estás padeciendo, de alguien que conoce cada uno de tus secretos, que mira a través de tus ojos y vela por ti de noche y de día. Ese alguien me ha sentado aquí para hablarte; quiere que sepas que eres lo más importante para El, y que no estas sola, que nunca lo has estado.


El sabe que has perdido toda confianza, aun la poca que tenias en ti misma, pero sabe de igual manera de los dones que El te ha dado, sabe perfectamente que dentro de ti hay una mujer luchadora que se enfrenta para defender lo que más quiere y ama , sin temor. El conoce cada una de tus limitaciones , pero a la vez cada una de tus fortalezas y sabe que son muchas. Sabe que aunque estes herida, sabe que aunque la decepcion y las frustaciones te hayan debilitado, hay un corazón fuerte y valiente.


El quiere que sepas que ha sufrido con cada lagrima de tu llanto, que sabe de tu dolor y que nunca ha dejado de escuchar cada vez que a El le has implorado por ayuda. Hoy El está más cerca de tí que nunca, y ¿Sabes por qué?, porque hoy has decidido creerle y entregarle todas tus cargas.

Alegrate hermana, hoy hay fiesta en los cielos por ti, y juntos celebraremos tu victoria.


Dios te bendiga!

1 comentario:

Anónimo dijo...

hermoza carta