viernes, 10 de agosto de 2007

Salmo 91. David, tú y yo...




Hace un tiempo atrás yo estaba muy desconcertado por una noticia que había recibido, me sentí por primera vez frágil, desprotegido, abandonado y a expensas de mi propio destino y porvenir.
Fue allí, lo reconozco, que ante lo inevitable de las circunstancias puse mis ojos en el Señor como única alternativa posible. Hasta ese instante no había reconocido la grandeza de nuestro Dios Padre. Había vivido apoyado en mis propias fuerzas, dependiendo de mi limitada inteligencia y mis pocas facultades.

Una vez que tomé la palabra del Señor, como mi único recurso de salvación, encontré este hermoso Salmo. Está en la página más gastada y arrugada de mi Biblia y me refiero al Salmo 91.
El Salmo 91 inspira felicidad, confianza y optimismo: dones que debemos pedir a Dios precisamente en este tiempo, en el que se insinúa fácilmente la tentación de la desconfianza e incluso de la desesperación.

En momentos terribles de angustia, en esas noches interminables debido al insomnio donde solo cabía la preocupación en mi mente, allí solo, bajo la luz de la pequeña lámpara junto a mi cama, no dejaba de repetir una y otra vez este Salmo, tanto así que el día de hoy lo puedo recitar sin tener la necesidad de recurrir a mi Biblia.
Fue David quien escribió la gran mayoría de los Salmos, fue aquel joven y valiente pastor de ovejas que venció al temible Goliat con una piedra, fue aquel que se convirtió luego en Rey de Israel, quien inspirado por Dios y el Espíritu Santo nos invoca a ir en busca de la protección de nuestro Señor.

Solo Dios puede librarnos de toda persecución, angustia, plaga o dolor. Veremos caer a muchos junto a nosotros, muchos que aun permanecen ciegos y no quieren ver, pero nosotros ya hemos puesto nuestras vidas en sus manos y nada habrá de sobrevenirnos. No temas pues si otros han padecido lo mismo y han tenido un penoso fin, tú eres diferente, ya que has puesto tu corazón y tu vida entera en manos de tu creador.

El te está diciendo en este momento: "hijo/hija basta ya. Tu has reconocido mi nombre,a mi has clamado y yo te protegeré, yo te he escuchado en esos momentos de angustia y te libraré y además, te llenaré de gloria".
Ten fe, confía en El… no lleves más esta carga tú solo/a, entrégasela ahora mismo. La paz vendrá a ti, como vino a mi.

9 comentarios:

Jorgix dijo...

Hola José Victor, aquí te devuelvo la visita y te felicito por tu blog, que muestra el corazón joven de un cristiano.

El salmo 91 contiene la suave y tierna voz del señor sobre el corazón triste y desanimado que lo mueve a recobrar su confianza y esperanza en el Padre.

La PAZ de Dios viene para cada uno de los que invitan al Señor en su vida.

Shalom!!

Pablo Bozzolo dijo...

Hola! es interesante un blog donde un cristiano pone a un buda!

Quiero invitarte a formar parte de la Comunidad Beta Dir

BetaDir es el nuevo directorio web y si bien va bien queremos contar también contigo :)

Espero que te sumes :)

Salu2 // Pablo [masTecno.com]

Jose Víctor dijo...

Gracias por tu visita y tus comentarios.
Pero debo enfatizar que el Buda no es Dios. Esto no sólo lo aseguró el mismo Buda,sino que la misma cosmovisión budista hace esta distinción al afirmar que el estado del Buda sólo lo pueden lograr los seres humanos.
Buda no dejó de ser un hombre sabio y sus enseñanzas nos deben inspirar también para alcanzar un desarrollo espiritual.
Jesus es Dios hecho hombre... y vino a este mundo para nuestra salvación.

Nacho dijo...

Hola José, enhorabuena por tú blog, y comparto la idea de que el Salmo 91 es realmente milagroso. Relamente la Fé es más poderosa de lo que creemos

Lennis Raquel dijo...

HOla Jose, enhorabuena,esta divino tu blog, respecto al salmo 91 es una exquisites poder leerlo cada dia, puesto que reconforta mi corazon, alimenta mi confianza en mi Salvador Jesus y aumenta mi fe. Te felicito por tu blog

Jose Víctor dijo...

Sabía que vendrías a mi hijo querido, no sabes cuánto he esperado este momento, deja que te reciba con los brazos abiertos. Vamos, suelta esa carga ahora mismo y abrázame que yo me hare cargo de todo, déjala para mi, que yo con gusto la recibo por ti.

No, no quiero verte triste, este es un día muy importante para los dos. Vamos ten fe, sonríe, porque ésta ya no es tu lucha solamente, es de los dos y la venceremos hijo, si pones tu fe en mi.

Porque desde este momento, donde quiera que estés, allí estaré. Donde quiera que vayas a tu lado caminaré. Donde quiera que tu mente viaje, allí viajaré; porque no me apartaré de ti ni un instante.

Velaré por cada parpadear de tus ojos, por cada latido de tu corazón, por cada nueva célula que en ti renace y por cada una que en ti deja de existir. Tomaré cada paso que des como mío propio y tú ya no estarás solo. En mi pondrás tu presente y tu mañana.

De noche hablaremos juntos de las grandes y pequeñas proezas que compartimos lado a lado y pondrás tu esperanza y buen dormir en mí, porque yo cuido de ti con ahínco y amo tu vida de sobremanera. Yo soy tu Dios que te prospera y protege, nada te faltará, desde hoy y para siempre.

Ahora descansa en mí.

Anónimo dijo...

Hola Jose Victor, te agradezco por publicar este salmo y tus sentimientos hacia el. Soy una mujer que no lleva religion, pero creo en el inmeso amor de Dios, siento como si El me hubiese llevado a este blog.

Gracias

Paola

Anónimo dijo...

Hola Jose Victo, que gusto saludarte y felicitarte por tu blog, sabes el salmo 91 me da mucha paz y seguridad, vivo en una ciudad con mucha violencia, en lo cual todos los dia hay muchos muertos por las ejecuciones, vivimos con mucho temor, salimos muy temprano a la calle para poder llegar a nuestro trabajo, son las 4:30 de la mañana las sirenas suenan en todos lados, ejecutados varios, voy por la calle rezando el salmo 91 pidiendo a mi dios me proteja y ami familia cuide.
me siento lleno de paz el miedo desaparece, que grande es el samo 91 haci como el salmo 23. glori a adios......
vivo en la ciudad mas violenta de mexico, Cd. JUAREZ.

Anónimo dijo...

entre en esta pagina porque estoy pasando por un momento muy difícil en mi vida y el leer el salmo y tu comentario me llena de esperanzas yo estaba llorando porque me sentía ahogada y después de leer esto que escribiste mi Señor me levanto muchas gracias xq existe gente como vos que puede ayudar por este medio yo recién ore y le dije a Jesús que no tenia a nadie que me pudiera ayudar acá en la tierra pero parece que ya me contesto.