sábado, 3 de febrero de 2007

El número cabalístico


Capítulo 1
Ha pasado otra semana, otro día marcado con un aspa en el calendario. Un día más mi amor, le dije a Bea por teléfono esta tarde. Que bueno mi amor, me repondió ella , ten fe.
Fe ??, cuando empecé a hablar de esta dichosa palabrita?, probablemente de oírla decir a tanta gente ultimamente, la he oído de boca de mi madre cada mañana atravez de los nuevos parlantes que le puse a mi computadora, esos con subwoofer (se le escucha fenómeno a la doña, a pesar de la distancia ) tambien se la he escuchado a Bea todos los días y a cuanta persona que sabe de mis pesares y quiere en un intento banal, encontrar con esa monosílaba un alivio y sosiego a mi afligido espíritu.

De verdad que pesan estos pesares!, me digo a mi mismo, tengo dos pastillas de Excedrin en la boca amargandome la lengua mientras busco mi botella de agua que dejé en la cocina, este dolor de cabeza matutino lo vengo aguantando desde hace más de un mes, le echo la culpa al jodido invierno, o quizas a la mujer de en frente. Dios, pero ¿cuando empezó todo esto?,me pregunto y repregunto, la verdad, no sé por donde empezar, según mi hija, yo tengo la culpa, porque yo la traje a ella y a su madre a vivir a USA sin su permiso y sin preguntarle siquiera.

Ella tenia tres años y yo, bueno, 7 años menos en ese entonces. Ella en mis hombros, perdida en ese inmenso Aeropuerto, con gente rara y andando de prisa, siete años han pasado, vaya, no me había detenido a pensar , siete, y pensar que hace dos años atrás me tatué ese número en el brazo, porque en un día siete nací y creí que debía llevarlo como símbolo, como una marca.

El otro día una amiga Croata me contó, o me lo hizo saber mejor dicho, que en la religión Ortodoxa se celebra la Navidad el 7 de Enero, justo el día de mi cumpleaños, que curioso!, siempre me jactaba en decir que Dios había escogido para su unigénito el mejor signo del zodiaco. El cual, modestia aparte, es el mio también. Esa es mi carta de presentación en las conversaciones esotéricas con amigos; cuando hablo de Capricornio, no tengo nada más que decir : preguntale a Dios y con eso termino el comentario; más de uno me da la razón, pero no creen ni un pepino sobre mi teoría ególatra y adefesiera. Ahora, desde aquel comentario que hiciera mi amiga Jagoda, la Croata, agrego: Según los Ortodoxos, Jesus, Nicolas Cage y yo tenemos algo en común, los tres somos del 7 de Enero, he debido de incluir a Juan Gabriel, el cantante Mexicano, pero me parece que me mariconea un poco el comentario,asi que mejor lo dejo así.

Al séptimo día, Dios descansó hermanos". Así empezaba su predica un pastor adventista tres semanas atrás, "y fué Sábado, porque así está en la biblia, el domingo es la fiesta de los Romanos paganos que le rendían al sol ", primer bostezo de mi parte, estoy a 25 millas de mi casa, en un pequeño pueblito en el centro de Ohio, en una iglesia donde no congregan mas de 50 personas, chiquita, tan chiquita que pasamos con el auto dos veces por la misma calle antes de encontrarla, y es que no dormi bien por el dolor de cabeza , además las iglesias me aburren , Bea lo sabe y se admira de verme sentado a su lado, mi hija también. "Papá ,tú en una iglesia?"... hija, tienes ese chocolatito que te compró tu mama?, el chocolate, al igual que el café, me despierta, no papá, me responde ella con voz de culpa, me lo comí todito en el camino, está bien hija; y es que manejamos como media hora en el carro de Edga desde su casa en Powell para llegar a esa iglesia, chiquita y con olor raro, como a madera recién barnizada.

Tres horas antes de aquella experiencia religiosa le preguntaba a Bea, quien es E. Palacios?, mientras miraba el identificador de llamadas en el telefono, no sé, me respondió ella,anda contesta y averigualo, era el quinto timbrado, quizás el último, ... le hice caso, contesté y me jodí.

Edga, amiga de nosotros desde hace menos de un año (Fue Elena, una amiga Peruana nuestra, quien no las presentó) , bueno, Edga me ha ayudado mucho con mis pesares, ha sido mi consejera, mi paño de lagrimas y mi cómplice; le debo varias horas de su tiempo y esa llamada era para retribuirle esos incontables minutos y darselos de vuelta no a ella, sino a nuestro Señor Jesucristo, como ella me lo dijo : " Hijo, dale un tiempo a El y escucha su palabra". Algo me decía dentro de mi, no contestes, no contestes. Al colgar había roto el pacto que me hice a mi mismo de no pisar otra iglesia de nuevo, no desde lo que me hizo el Pastor pelado ese, tres años atrás, pero esa es otra historia.

Hora y media y cinco bostezos, estoy llevando la cuenta, el Pastor le ha dado la interpretación que ha querido al libro del Apocalipsis,ha hablado de Jinetes, trompetas, terremotos, cataclismos, Angeles y demonios; y es que mis amigos los Adventistas creen que el fin del mundo está cerca..... interesante, detengamonos un momento, yo tambien lo creo, talvez no el de todos, pero sí el mio..... continuará

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me gustó mucho tu historia
puedes escribirme a aquelladelmar@hotmail.com

quisiera saber el final de la historia si es que tiene final? o si solamente tiene comienzo y continuación?

cuidate

Celeste

J O dijo...

Sigue sacando esas cosas tan entretenidas de dentro de ti, es interesante leerlas de vez en cuando! Gracias por el comment un saludo desde Lima.