viernes, 7 de setiembre de 2007

Mal juicio...





Una pareja de jóvenes tenia varios años de casados y nunca pudieron tener hijos.

Para no sentirse solos, compraron un cachorro pastor alemán y lo amaron como si fuera su propio hijo. El cachorro creció hasta convertirse en un grande y hermoso pastor alemán. El perro salvó, en mas de una ocasión, a la pareja de ser atacada por ladrones. Siempre fue muy fiel, quería y defendía a sus dueños contra cualquier peligro. Luego de siete años de tener al perro, la pareja logró tener el hijo tan ansiado.

La pareja estaba muy contenta con su nuevo hijo y disminuyeron las atenciones que tenían con el perro. Este se sintió relegado y comenzó a sentir celos del bebe, y no era el mismo perro cariñoso y fiel que tuvieron durante siete años.

Un día la pareja dejó al bebe plácidamente durmiendo en la cuna, y fueron a la terraza a preparar una carne asada. De repente, cuando se dirigían al cuarto del bebé vieron con asombro al perro en el pasillo, con la boca ensangrentada y moviéndoles la cola. El dueño del perro casi sin pensar, sacó un arma que llevaba y en el acto mató al perro.

Luego corrió hacia la habitación esperando encontrar lo peor que su imaginación pudiera crear, pero cual fue su sorpresa de encontrar al bebe aun dormido y sobre los pies de la cuna... a una gran serpiente degollada.

Cuantas veces juzgamos solo por las apariencias, cuantas veces nos equivocamos !

No hay comentarios.: