viernes, 14 de setiembre de 2007

Sin fe es imposible agradar a Dios


El creer en Dios nunca es tan importante como cuando tenemos que vencer ciertas barreras que necesitan ser derribadas por completo. Además,dificilmente haya algo que sea mas desafiante que creerle a Dios.

¿Por qué? Porque ya hemos batallado con la mayoría de nuestras barreras por años y tal vez hemos probado incontables remedios en un esfuerzo por ser libres, pero no hemos obtenido resultado alguno. El enemigo nos acosa con palabras como: " Nunca serás libre. Lo has intentado ciento de veces. Siempre vuelves a lo mismo. Eres un caso perdido. Eres débil. Eres un fracaso. No tienes lo que se necesita.".

Cada una de estas declaraciones sobre nuestras vidas, son mentiras. Si tú eres creyente en cristo, tú si tienes lo que se necesita: Tienes a Jesús, quien es el camino,la verdad y la vida. Pero para derribar esas barreras, tienes que hacer algo más que creer en él , tienes que creerle a él.
Cree que él puede hacer todo lo que dice que puede. Cree que tu puedes hacer todo lo que él dice que puedes. Cree que él es quien dice ser. Y cree que tu eres quien él dice que eres.

Tal vez estés pensando: " Quiero creer, solo que no tengo suficiente fe". La palabra de Dios registra un encuentro que se dio en Marcos 9:14-24, el cual sirve para animar a toda persona que quiera creer:

"Cuando llegaron adonde estaban los otros discípulos, vieron que a su alrededor había mucha gente y que los maestros de la ley discutían con ellos. Tan pronto como la gente vio a Jesús, todos se sorprendieron y corrieron a saludarlo. —¿Qué están discutiendo con ellos? —les preguntó. —Maestro —respondió un hombre de entre la multitud—, te he traído a mi hijo, pues está poseído por un espíritu que le ha quitado el habla. Cada vez que se apodera de él, lo derriba. Echa espumarajos, cruje los dientes y se queda rígido. Les pedí a tus discípulos que expulsaran al espíritu, pero no lo lograron. —¡Ah, generación incrédula! —respondió Jesús—. ¿Hasta cuándo tendré que estar con ustedes? ¿Hasta cuándo tendré que soportarlos? Tráiganme al muchacho. Así que se lo llevaron. Tan pronto como vio a Jesús, el espíritu sacudió de tal modo al muchacho que éste cayó al suelo y comenzó a revolcarse echando espumarajos. —¿Cuánto tiempo hace que le pasa esto? —le preguntó Jesús al padre.
—Desde que era niño —contestó—. Muchas veces lo ha echado al fuego y al agua para matarlo. Si puedes hacer algo, ten compasión de nosotros y ayúdanos. — ¿Cómo que si puedo? Para el que cree, todo es posible. — ¡Sí creo! —exclamó de inmediato el padre del muchacho—. pero ¡Ayúdame en mi poca fe! "


Todo es posible para el que cree. La respuesta del padre entonces contiene uno de los momentos mas honestos y preciosos en el registro de los encuentros que Cristo tuvo con la gente. Inmediatamente el padre del muchacho exclamo: "Creo", luego, como si Cristo hubiera mirado a sus ojos y hubiese leído su mente dubitativa, el padre del muchacho rápidamente añadió: " Pero ayudame en mi incredulidad".

Debiéramos orar con confianza, sabiendo que Dios responderá a nuestros pedidos sin demora. Es imposible que la oración sincera e insistente no sea escuchada. Pero por no creer, no aplicamos la perseverancia suficiente y no experimentamos la bondad y la ayuda de Dios.

De modo que es necesario que nos volvamos más entusiastas en cuanto a la fe y la oración, sabiendo que a Dios le complace que perseveremos. A decir verdad, Dios nos ordenó que fuéramos insistentes en oración: " Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá" (Mateo 7:7)

Hermano: "Que el Señor te responda en el día de angustia, que el nombre del Dios de Jacob te ponga en alto, que desde el santuario te envíe ayuda y desde Sión te sostenga, que se acuerde de todas tus ofrendas y halle aceptable tu holocausto, que te conceda el deseo de tu corazón y cumpla todos tus anhelos". Salmo 20

Dios te bendiga

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, sólo quiero decirte que me da gusto que existan páginas como esta, personas como tú que invierten su tiempo para ayudar a otros.
Me gustó mucho el tema, realmente he aprendido algo nuevo, justo en este momento que más lo necesitaba.
Muchas Gracias!!!

Anónimo dijo...

que alegria leer tuas palabras ....sabes ahora mismo me pongo ah orar ....pensaba que no me escuchaba ..pero el esta ahi queriendo que hable con el ....que tonta soy por tenr tan poca fe .....gracias y sigue con esta pagina edifica mucho bye mi nombre es anny

Anónimo dijo...

Hola ... soy una hija de Dios, pero estoy pasando por un difícil momento, en que he pensado todas esas cosas que escribias en un principio del tema, de verdad doy gracias a Dios por haber encontrado esta pagina y este tema ... toco mi corazón ....

Dios te bendiga y siga usando

gracias Señor

juan alejandro dijo...

Desde hace un tiempo solo creia en Dios, naci de nuevo pero siempre me he cuestionado mi poca fe, yo estaba seguro que sin conocimiento no habia fe, pero estaba equivocado gracias a creer con fe, es que la sabiduria y el amor de Dios entra en nuestras vidas.

Anónimo dijo...

Muchas Bendiciones para ti, me he topado con tu página y dejame felicitarte por esto que escribes, habemos gente q necesitamos que palabras como estan nos entren en el momento justo y nos den alivio, hace unos meses queria morirme, padezco una enfermedad q me sumia en la depresión, nunca me trate pero ese día no se de donde me salio fuerzas para seguir ahora me estoy tratando con un especialista, y me he refugiado y he puesto mi fe en el más grande amigo q tenemos nuestro PAdre,,, yo sé q todo va a salir bien yo sé q él fue quién me levanto ese día, es increible lo GRANDE que es y uno no se dé cuenta que siempre estuvo ahi..Gracias y sigue así no sabes q falta nos hace leer cosas asi...Q Dios te bendiga