sábado, 3 de marzo de 2007

Los sabios consejos de Ahmed Mohamoud...




Capítulo 6
Otro ansiado sábado ha llegado,es hora de levantarse, deslizo la persiana de mi habitación y veo risueño como esa claridad del día inunda las penumbras de estas cuatro paredes que anoche albergaron mis sueños. Un par de valientes pajarillos, soportando el frío, gorjean posados en mi árbol de pino, que luce verde de nuevo sin esa nieve que lo mantuvo cubierto la semana pasada, estoy contento,eso parece, pues me quedo contemplando esa apacible vista desde mi ventana y observo a esas dos aves con sus penachos de plumas rojas soltando sus trinos para mi, ese par de cardenales, que han despertado mis oídos en esa,aun fría,mañana del último sábado de Febrero del 2007.

Tengo planes para hoy, los he venido tabulando y organizando en mi mente toda la semana, como quizás también los tiene ese cardenal macho afanoso galanteando a esa despistada acompañante y que en un esfuerzo por cortejarla me ha brindado, sin querer, una función de matiné privada que seria un deleite para cualquier ornitólogo.
Reviso mi agenda mentalmente,mientras me rasco la coronilla soñoliento, y en la número dos de esa lista media borrosa que empiezo recién a recapitular se encuentra: ir a la librería Barnes and noble en Easton, comprar mi café en el Starbucks que hay alli dentro y buscar el libro "La tierra es plana " de Thomas Fridman.
Había leído una sinopsis del libro en Internet, en la página web de Amazon y me pareció muy interesante, quería saber sobre la globalización mundial y los cambios que se están produciendo en estos días, me dije a mi mismo, tengo que comprar ese libro ahora, y de paso... otro Condorito y ver que esta pasando también en Pelotillehue .

Todo lo tengo calculado en mi agenda virtual , paso seguido después de Barnes and noble es irme a la.... Vaya , ya se despertó el Señor de la casa !!, interrumpió Bea que entraba en ese preciso instante a la habitación y con ella un olor a perfume que despertó otro de mis sentidos aun dormido, mi olfato. Ya estas cambiada!, le dije medio confundido y sorprendido- claro - me respondió - acuerdate que hemos quedado con Silvina en encontrarnos en kohl's, todo está con el 40 % de descuento solo por hoy y tu hija necesita ropa, así que alístate, lávate, haz tus cosas, que ya son casi las 9 y las ofertas son solo hasta las 12 además me imagino que eso debe estar repleto !!! - concluyó agitada(quizás de solo pensarlo) - mierda!!, me dije en silencio pellizcandome la frente. Qué !, tenias otros planes?, me preguntó levantando el entrecejo

Amorcito, ¿ solo vamos a ver ropa?, ¿ de allí podemos ir a Barnes and noble?- le pregunté angustiado- Ay que aburrido!!- exclamó- no, de allí nos vamos a ver Ghost Rider, ¿ no te acuerdas que le prometiste a Pilar ?- levanté mi mirada al techo como buscando entre mis pensamientos y recuerdos - lo del cine si lo recuerdo ( en realidad estaba en mi lista con el número 4 ), pero amor....ir a Kohl's con Silvina, no por favor, ustedes se la van a pasar probándose todo, qué tal si nos separamos, yo voy a la librería y ustedes a la tienda, total tenemos celulares, coordinamos y cuando estemos listos nos reunimos para ir al cine !!- ella estaba aun vacilante - además, las invito a almorzar- sus ojos brillaron, Yes!!!, grité mudo con satisfacción - ok, si no te importa lo que le compro a tu hija, anda a la librería, total tú ya tienes tus planes - me respondió irónicamente (era una aceptación, pero como buena mujer, lanzó un detalle para dejarme un sentimiento de culpa)- claro que me importa lo que mi hija se ponga, pero lo dejo a tu buen gusto mi amor - se lo dije en un tono reconciliador - bueno, entonces para qué esperarte, ya nos vamos, y prende el celular, no te hagas!!! - me hizo un movimiento con sus dedos y nos dimos un beso.

Ya en Barnes and noble pasé por el Starbucks que está instalado cerca a la sección de música, hay varias mesitas redondas alrededor con algunos cibernautas navegando con sus laptops aprovechando la señal abierta WiFi del local, otros leyendo sus libros favoritos antes de comprarlos, si es que acaso los van a comprar. Yo tenia mi vaso de capuccino en la mano y me disponía a sentarme a hojear un Columbus Dispatch que estaba sobre una mesa solitaria, mi café estaba muy caliente y le había quitado la tapa para que se enfríe más rápido, mientras soplaba sobre la espuma esperando ansioso dar mi primer sorbo, de repente escucho a alguien decirme "Iska Waran Jose? ".

Por un momento vacilé, ese llamado no era para mi,no lo creía hasta que giré mi cabeza sobre mi hombro y pude ver sentado detrás mio a mi viejo amigo y ex compañero de trabajo Ahmed Mohamoud,me estaba saludando en Somalí, me estaba preguntando como estaba y yo le respondí,"fiican", que quiere decir bien .

Ahmed es un refugiado Somalí que llegó de Kenia a los Estados Unidos en el año 93, después de la guerra civil en Somalia. No lo había reconocido inicialmente, habia subido un poco de peso y la barba la llevaba más corta,se levantó de su silla y me dio un efusivo abrazo que hizo zarandear mi vaso de capuccino,es un gusto verte después de tanto tiempo - me dijo, el gusto es mio - le respondí,¿cómo has estado?,¿ cómo van tus proyectos?- le pregunté, muy bien - me dijo con una gran sonrisa - tengo mi propio taxi ahora y la otra semana estoy viajando a Uganda, donde están mi esposa y mis hijos, que bueno - le dije,dándole dos palmadas en su hombro- si, así es, no los veo hace más de dos años- asintió con pena- pero sientate Jose, hablemos.

Lo acompañé a su mesa, le explique que estaba por allí tan solo para comprar un libro, hojear algunas revistas de los estantes y tomarme un café, el estaba esperando un amigo y aprovechaba mientras tanto en enviar algunos emails desde su laptop.El no toma café y mucho menos lee me dijo, sus ojos destellaban felicidad, estaba feliz por su viaje y hablaba todo alborotado, a veces yo no le entendía lo que decía, cuando de repente pasó algo inimaginable, en un momento cuando quizo decir no sé que palabra en Ingles con su marcado acento Somalí, pude ver y lo juro,una gota destellante de saliva expulsada de su boca que ante el asombro de mis ojos fue a aterrizar exactamente sobre mi capuccino haciendose camino entre la humeante espuma y dejando a su paso un agujero mientras se hundia hacia las profundidades de mi café.

Por un segundo tal vez debo haber hecho algún gesto con mi cara, porque él me preguntó si estaba bien, por lo visto ni se percató sobre lo sucedido, quería decirle que me compre otro café por baboso, o que se lo tome él, pero me había dicho que no le gustaba el café, entonces tenía que tirarlo por ahi. El siguió hablando y yo corrí mi silla un poco hacia atrás alejándome de sus futuros ataques.

Mis ojos no dejaban de apuntar hacia mi vaso y el jalaba continuamente los puños de mi chaqueta para que le preste atención, por minutos solo escuché un continuo murmullo, hasta que él hizo una pausa, se tranquilizó y mirandome seriamente me dijo, "Jose, tú y yo somos simple visitantes en este pais, nunca te olvides lo que dejaste atrás, tus raices, tu pasado, tus seres queridos y sobre todo tu identidad", recuerda - continuó - "que en el fondo, aunque ellos( los Americanos ) no lo demuestren, no nos aceptan y jamas seremos uno de ellos, por eso yo estoy ahorrando cada centavo, porque no pienso quedarme aca para siempre, estoy esperando conseguir mi ciudadania y con ella el pasaporte que me abrirá las puertas del mundo, pero nada más, nada me une aqui, al contrario todo me separa, en Uganda tengo a mi familia y tenemos una pequeña gasolinera que nos da para vivir sin preocupaciones, mis hijos están en escuelas privadas y reciben mejor educación que cualquier escuela pública de aqui, por eso Jose te lo digo, no te aferres a este pais que no es el tuyo, vamos, te invito al Africa".

Gracias- le dije, me halaga tu invitación, pero yo tambien tengo un lugar donde ir, me quede observando como mi dedo indice dibujaba circulos sobre la mesa y él añadió- Jose, inclusive en Somalia hay un lugar para mi, a pesar de su extrema pobreza y la guerra, sabes? tú podrias conseguir muchas esposas alla, según nuestra religión tú puedes tener hasta cinco mujeres, siempre y cuando puedas mantener y dar a todas por igual, si le compras a una un televisor, le tienes que comprar uno a las otras cuatro.Yo tengo solo una, me costó cinco camellos- ¿cómo es eso?, le pregunté extrañado.

Le di cinco camellos a mi suegro a cambio de su hija, fue el dote, antes, como treinta años atrás eran no menos de veinte camellos, pero ahora solo son cinco- y ¿cuanto cuesta un camello en Somalia?- le pregunté curioso- unos doscientos dólares- me dijo, osea mil dólares por una esposa- comenté - si, ¿no te parece una ganga?, con cinco mil dólares tú podrias tener cinco devotas esposas para ti- concluyó emocionado.

Jajaja, gracias- le dije riendome, yo ya estoy felizmente casado con una, y me basta- y cuanto diste por ella?- me preguntó,- nada en ese entonces- respondí ( riendome no sé por qué ), allá en Perú no se acostumbran esas transacciones comerciales- agregé.
Otra vez observé mi cafe y me imaginé con un poco de asco esa saliva diluyendose en el vaso. El seguía hablando, intoxicado por la felicidad de su viaje y el encuentro con su familia, yo me quedé pensando en lo devaluadas que están las mujeres en Somalia, en los problemas maritales de los musulmanes elevados hasta la quinta potencia, en mi vida por venir y en los 7 años que he vivido aqui entre paréntesis, en la soledad de ese hombre y en sus sueños, en el libro que aun no habia buscado y que me trajo hasta aqui , pero en especial pensaba en Bea y Pilar- en ese momento tomé mi celular y disculpandome con Ahmed las llamé, Bea me contestó- hola mi amor, - le dije- ¿dónde están?,¿sabes?, te amo muchísimo,las necesito, ya voy por ustedes....continuará

No hay comentarios.: